miércoles, mayo 14, 2008

Día libre

Unas horas libre, solo un día libre posee, en su semana que a veces se antoja de más de siete lunas, hospital por la mañana, y dónde esta la vena?, se debió titular el episodio, luego de decirle por undécima vez, que sentía que el otro brazo tenía mejores prestancias; ella al torcer 180 grados la aguja, se percató de la cara de dolor, la chica vampiro del otro cubículo ya llevaba 7 y ella seguía ahí, pensando en que maldita hora se le ocurrió sacar cita para esta extracción nada sangrienta, pero nada, solo un mover incesante de la aguja dentro de los tejidos blandos, buscando a tientas a la maldita escurridiza; terminó por hacerle caso a la paciente, y pasó al otro brazo, pero ¡oh sorpresa!, la exclamación fue suficiente para causar expectación, vino otra enfermera y repitió lo que muchas veces le han dicho, pero que malas venas tienes!, si ya lo sé repetía, muy malas...

Luego de unos minutos más buscando, obtuvieron los tres tubos llenos de ese precioso líquido que le hacía comprender que poseía sangre y esta era de un delicioso color escarlata, y que se sentía muy cansada, y que tenía hambre, y muchas cosas más, pero había un ligero mareo posándose en sus sienes que le impedía seguir describiendo la situación.

Corriendo a otra cita, esta vez la declaración de renta, maldita sea volvía a repetir, pero wasted years acallaba cualquier pensamiento, ella subió aún más el volúmen y cantó.

Ya en la oficina llegaba su turno, y sacó papeles, habló de sumas, de referencias catastrales, y el internet se le colgó, tranquila dentro de poco seguro funcionará, le decía, pero nada otra vez jajajaja, reía por dentro, dos horas más tarde, luego de una llamada a Madrid para que le desbloqueen la compu, ella salía triunfal, con su declaración hecha, los brazos doloridos, y un deseo inmenso de oir su risa, la escuchó por la mañana al despertar, pero era un poco lejana, el sueño saltaba por la ventana llevándosela y la conciencia volvía a gatas, el sol no salió.

3 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

a mi siempre me dicen lo de las venas, la última vez que fui a donar sangre antes de vacunarme contra la hepatitis B me mandaron a contar nubes pues no le daban a las susodichas y había una cola larga atrás... se fueron a lo fácil supongo

TOROSALVAJE dijo...

Crónica de un no respirar.

Que ajetreo.

Besos.

digler dijo...

hay dias para olvidar

y muchos dias por vivir (esos son los mejores)