domingo, septiembre 03, 2006

Sin alma

Hace mucho q ya no llora, no posee sentimientos ya, el alma la entregó lunas atrás; intentó traerla sin conseguirlo de aquel lugar donde ya no ve la luz.

Ella desapareció en medio de mucha gente, él la esperaba con la estrella azul pegada en la chaqueta, un secreto entre los dos y esperó...

La luz del farol bajo el cual estaba se encendió y sus ojos sin parpadear miraron al infinito, supo q no llegaría. Regresó a casa, la foto sobre la cama y todos los cuadros que ella le pintó colgaban de las paredes, es imposible no puede haberse ido se decía y las lágrimas caían, el cuarto parecía suspendido en el tiempo, las cortinas corridas y de pronto se hizo de noche en la habitación; él no podía decir dónde se encontraba la cama o el sofá, pero veíainalterable el marco con la foto que parecía flotar, su aroma a coco, a playa, aún se sentía claro, salir del baño y enrumbar al armario. El podía verla cómo aquella tarde escogío cuidadosamente el atuendo perfecto para su cita, sabía como estaba vestida al salir de casa, pero no llegó, su recuerdo le aplastó el corazón quitándole la respiración y sin pensarlo recorrío el camino que ella debió tomar para llegar a aquel farol donde se conocieron muchos años atrás.

Veía con detenimiento a la gente, con una abrumación q casi le cegaba abría los ojos fuertemente una y otra vez, ni rastro de ella, creía volar y ver desde el cielo su figura caminando sonriente con aquella faldita que lo volvía loco, -por eso se la puso pensó , sabe que me gusta- pero nunca llegó se repitió y cómo un golpe de miles de metros aterrizó a la realidad, desapareció y sin tener idea de que hacer comenzó a preguntar por tiendas, a los niños por la calle, a la gente que pasaba, ¿dónde estás? casi gritaba; la policía le dijo 24 horas y él lescolgó el teléfono.

Una y otra vez caminó el tramo de la casa al farol, y el farol se apagó, y la noche dejó paso al día. Nunca desde aquella tarde que le dijo que sí, había dormido sin ella. Con los ojos agotados regresó a casa, iluminada por la luz se veía distinta; podría asegurar que ella estuvo ahí, el olor dulce de su perfume le entumeció los brazos y lo obligó a sentarse, llamó a todos los que conocían y las respuestas fueron desde: No la he visto a ¿Pero seguro que no discutieron?. El quería decirles a todos: No se dan cuenta... ¡mierda ha desaparecido!, ha sido contra su voluntad, ella nunca hubiera hecho algo asi, pero callaba y colgaba.

La policía comenzó a buscarla, la familia y los amigos a preocuparse, día tras día él iba de la casa al farol, quizá la pueda encontrar, pero nada, la noche y luego el día y otro y otro, todo se repetía.
¿Sospecha de alguna persona?, ¿un amante quizá?, ¿conocía a su esposa?..esa fue la pregunta q más lo molestó, lo enloqueció y le respondió voz en cuello -¡claro q la conozco!- me hablan cómo si fuera una extraña que conocía ayer, maldita sea ¡es mi mujer! grito. La policía dijo a la familia que volverían después, cuando se tranquilice alegaron. Aquel agosto terminó y casi sin tregua aparecieron colgando de las ventanas luces de navidad, el ambiente festivo y los regalos, gente frenética comprando a última hora, ¿dónde estás nena?, se preguntaba todas las noches antes de cerrar los ojos, por que ya no soñaba, te llevaste los sueños y mi risa, musitaba.
Intentó trabajar, pero creía sentir las miradas de todos encima suyo, la vida no volverá a ser igual.

El único día que soñó fue con ella, estaba lejos y lucía triste, en un cuarto oscuro sentada en una silla lo esperaba, lo miraba, él la abrazó, aquel olor, volvió a sentir su piel tan suave, ven conmigo le rogó, pero ella no respondió no le habló, poco antes de despertar él pidió no volver a sentir; si ella no volvía él no quería alma, ya no la necesitaba.

Y despertó, una sensación rara de pesadez en la cabeza, se vistió miró la foto y ya no dolío, sacó todas las fotos una por una...su propia cara sonriente le devuelve la mirada pero nada, ni sonrisa ni llanto, no hay cambio de expresión, sólo unos ojos hinchados por haber llorado hasta el cansancio, pero eso fue ayer, fue ayer.
Nunca mas dolió, ella no volvió.

8 comentarios:

digler dijo...

que historia tan triste Cinder, triste y dolorosamente cercana

Espergesia dijo...

sobre todo lo segundo....

Angel Castillo Fernández dijo...

Asu. Ya me puse triste. No sé por qué.

gabriella dijo...

tocas mi alma con esta historia, pero fortaleces mi espiritu con tu recuerdo

Pao dijo...

Que historia tan emotiva, cruda e implorativa, hay personas que creen haber encontrado la mitad que faltaba de sus vidaas, y cuando la pierden, piensan que la vida se ha acabado pero hay que seguir y levantar cabeza, si pensamos que estamos incompletos desde el inicio ya estamos perdiendo.

Espero seguir leyendo tus post, mas a menudo. Felicidades por esta historia.

Me despido.

Jose Garamendi G.

reds dijo...

Espero no te refieras a ti,solo huele a tristeza, huele a soledad...

Brandon Enil dijo...

Hola, pasando por aqui, me gusto leerte de nuevo.

Shull dijo...

Al leer esto siento caer lagrimas de mi alma. Si él no esta ya no queda nada en este mundo y puedo compartir ese sentimiento