martes, enero 17, 2006

El espejo

Sentía que brotaba caliente por la comisura de sus labios un río rojo, que lejos de provocarle dolor en el rostro, le quebraba de a poco el alma.

Ella observa el anillo q llevaba con orgullo en un época no muy lejana, ahora manchado de sangre, le restrega contra la cara, que aquel hombre q duerme a su lado ya no era el que conoció o creyó conocer, sus manos ya no servían para acariciarla, y esas piernas ya no le daban calor, sólo temor al escuchar sus pasos tambaleantes luego de una noche de juerga, acercarse con el aliento avinagrado, susurrarle al oído con esa voz vieja macerada en alcohol, que esa noche tendría un poco de acción, sin importarle si estaba de humor; el olor rancio a cantina y a aserrín le provoca arcadas, intenta disimularlas dándole la espalda, ya no recuerda cuando fue la última vez que lo hizo por q lo deseaba, mirando su cara en el baño, hoy sólo siente asco de sí misma, mientras quita con la toalla esa mancha roja que tiene sobre los labios, que por más q frote nunca saldrá.

10 comentarios:

digler dijo...

que feo destino

Brandon Enil dijo...

Hay manchas que nunca salen, en especial de la memoria, saludos...........

Oz dijo...

La gente cambia, las relaiones cambian, en fin. Me gustó la historia.

Nos vemos.

Angel Castillo Fernández dijo...

...nunca saldrá, Cinder.

nells dijo...

cinder... tu relato me convierte en nada, saludos...

Cinder dijo...

saludos nells!

Dinorider d'Andoandor dijo...

cinder puedes seguir nomás el meme ... está abierto para quien así lo desee

Cinder dijo...

gracias dinorider!

respira dijo...

lo importante del cambio es que todos tenemos la oportunidad de hacerlo. depende de cada uno si se atreve.

Anónimo dijo...

Keep up the good work » »